LA IMPORTANCIA DE LA FAMILIA, PERO ¿QUÉ FAMILIA?

La iglesia católica no para de hablar de la familia, erigiéndose en los garantes de la misma. No paran tampoco de hablar de conspiraciones paranoicas que van en contra de tan sagrada institución. Pero realmente, ¿son los defensores de dicha institución?

Claramente, no.

La familia es sumamente importante porque en ella nacen los individuos. En ella se dan los primeros vínculos afectivos que condicionarán los posteriores, en ella nace nuestra identidad y se gesta la confianza en uno mismo y los demás.

Pero la iglesia no se preocupa por eso, sino porque la familia tenga una determinada forma y estructura rígida (familia tradicional heterosexual) que propague su influencia, aunque dicen defenderla para el bien de las personas que nacen en ella.

No obstante, la realidad nos demuestra que hay múltiples formas de familia. De siempre ha habido familias monoparentales, y el cambio social nos ha traído nuevas formas de parentalidad. Hoy en día, se dan familias adoptivas, familias homosexuales, familias reconstituidas...y todas las estructuras son igualmente válidas para el bienestar y la salud de los niños y niñas. Los estudios sobre estas nuevas formas de parentalidad dan como resultado que lo que una familia debe proporcionar a las criaturas no depende de su forma ni de los individuos que la forman, sino si las familias funcionan o no para cumplir las necesidades de la infancia.

Debemos recordar por otra parte que las familias son siempre un subsistema de una sociedad mayor. Se forman, se crean y se mantienen en determinadas estructuras sociales y económicas. El bienestar de los niños está claramente relacionado con la pobreza de la familia donde nace. Los niños y niñas de familias ricas también sufren, pero en mucho menor grado. Esa es una realidad sociológica. Esa pobreza se inserta en la estructura mental de los niños a través de toda una serie continuada de microinteracciones en el seno de su familia, inserta en una situación de estrés afectivo y económico.

Así que si la iglesia tiene que preocuparse de la familia, debería preocuparse de la pobreza en la que vive, y no de quién la forma...

Entradas populares