AMAR Y TRABAJAR

Desde los tiempos de Freud se define la "normalidad" en salud mental como la capacidad de trabajar y tener relaciones afectivas en la adultez. No ha variado mucho la definición desde entonces, porque en los manuales diagnósticos se tiene en cuenta si la persona que sufre psicológicamente es capaz de llevar su vida responsablemente (ama y trabaja) para catalogarlo de enfermo mental o no.
Son muchos desde los años 50 que critican esa supuesta normalidad como la forma de someter a los humanos al sistema capitalista opresor. Siguiendo a Freud, tienen el punto de vista pesimista y negativo de considerar el sistema cultural como represor del deseo, que siempre se verá insatisfecho, y siempre dará lugar a cierto grado de neuroticismo. Para los movimientos antipsiquiatría, antiedipo y demás, la locura es una forma de creatividad en la que el deseo se demuestra y disiente del sistema.

Desde mi punto de vista todos tienen razón...y ambos fallan en lo que definen como deseo...

En un desarrollo saludable del ser humano, el psiquismo debe ser un equilibrio entre yo y nosotros. O para decirlo en otros términos, el mundo interno está poblado de otros que sienten y desean, al igual que nosotros. Cuando expresamos nuestro deseo, no es éste un impulso hedonista egoísta, sino que se despliega y crea en un mundo en donde los deseos del otro también existen. Cuando eso se da, la persona es capaz de comprometerse y tener intimidad y satisfacer de forma auténtica la necesidad de sentirse conectado y comprendido por la otra persona. Es una satisfacción mutua. Y lo mismo ocurre en cuanto a la vocación y creatividad.

Lo que sí es cierto es que la cultura nos impone cómo trabajar y cómo amar, cuáles son las relaciones satisfactorias y cómo tocarnos. Es un mundo que impone sólo como correcto el núcleo familiar reproductor, y la pareja es la única forma "sana" de tener relaciones amorosas. Sin embargo, hay distintas formas de tener hijos y amar, diferentes según las culturas y los tiempos. El amor romántico no es la única manera de sentirse conectado al otro; también hay conexión auténtica en la amistad, en el grupo, en la sororidad. El erotismo no se circunscribe exclusivamente en el coito y hay muchas formas de sentir placer y gozar, E incluso, hay formas de sentir amor romántico que se aleja del mito comercial de San Valentín...
Tampoco la única forma de desarrollar la vocación y ser productivo en cuanto se participa en el mantenimiento del grupo social, es el trabajo asalariado. Es la imposición de la creencia que eso es lo que se debe hacer que nos impide crear un nuevo sistema.

Habrá que reconocer, de todas formas, que se necesita mucho coraje hoy en día para salirse de lo que se espera de nosotros. Coraje para crear y luchar por nuevas formas, y coraje para soportar la presión normativa de la sociedad

Ana Cortiñas


Entradas populares