SENTIDO DEL HUMOR


No hay nada como el sentido del humor para desdramatizar las cosas y tomar distancia. La capacidad de sonreir y reir nos ayuda a conectar con el lado positivo de las cosas, nos da fuerza y hasta esperanza cuando las cosas van mal. El sentido del humor nos ayuda a conectar con los demás, romper el hielo en las situaciones tensas, poner bálsamo en las heridas y cambiar el signo en los conflictos. El sentido del humor, como reconocimiento de las propias inseguridades, defectos y equivocaciones puede reparar las relaciones y resolver fracturas.
¿Pero es todo el sentido del humor igual?

No, no siempre funciona de este modo. Hay distintos sentidos del humor, desde un humor "blando" que sirve para lo dicho anteriormente, hasta un humor sarcástico y ofensivo. No es lo mismo reirse de uno mismo que reirse del otro. Hay cosas que se dicen para hacer reir, pero son burlas y sarcasmos sobre los defectos del otro ¿De quién nos reímos y de qué? ¿Ponemos en ridículo a uno mismo o a otro? ¿Lo hacemos por comportamientos que provienen de un cargo o rol público o nos reímos de la persona? Las bromas dejan de ser bromas cuando el otro se ofende o se siente ridiculizado, expuesto innecesariamente a los demás.
La ironía y el sarcasmo demuestran una capacidad cognitiva que denota inteligencia y una capacidad para ver las paradojas de las situaciones y la vida, pero pueden ser agresiones verbales.Se lleva a un extremo algo que se dice o se hace, cortando la comunicación con el otro. Muchos hemos sentido a veces que no se puede hablar con alguien porque lo que decimos es traducido a través del sentido del humor a unos términos que distorsionan por completo lo que decimos, rompiendo el ritmo y no dejándonos hablar. El resultado es que sentimos que el otro se burla de nosotros y no nos escucha en nuestros argumentos y sentimientos.

El sentido del humor es un mecanismo de defensa. En las situaciones en las que nos permite desdramatizar, tomar distancia y conectar con los demás tornando una situación dramática en otra soportable, es un mecanismo resiliente. Pero los mecanismos de defensa cuando son utilizados de forma esterotipada y sin valorar el contexto dejan de ser funcionales. Si el sentido del humor nos aleja de los demás, bien porque les ridiculizamos o nos autodenigramos contínuamente, deja de cumplir la función de socializarnos y superar las adversidades para acabar siendo lo contrario.
¿Nuestro sentido del humor nos ayuda a conectar con lo demás sin que sea a costa de nadie? ¿Nos hace sentir mejor o pone barreras?

Como casi todo en la vida, las cosas no son buenas o malas, sino que tenemos que evaluarlas en función del contexto, valorando  el objetivo que consiguen. Si pone barreras o nos dañan o dañan a los demás, el sentido del humor no es positivo...

Entradas populares