EL PALACIO DE FELICIDAD DE LA MEMORIA

Es un título un poco raro para estos tiempos que corren de orientalismo zen y del poder del ahora. Parece que mi sino es ir un poco contracorriente, pero para mí es importante poder compartir las cosas que funcionan para las personas que en algún momento pueden sentirse mal.
El título de la entrada corresponde a una técnica que nos puede ayudar en tiempos de revuelta y crisis, cuando nos sentimos angustiados o incluso deprimidos. También es una técnica para interrumpir la reactivación emocional de un trauma, siempre que se haga acompañados de un terapeuta de confianza. Pero puede ser utilizada por todos si la practicamos si nuestras dificultades no tienen que ver con un trauma pasado, que requiera elaboración junto con un terapeuta

Todos hemos tenido momentos en nuestra vida felices: las personas que nos comprenden, los paisajes que nos regalan la belleza del mundo, la maravilla de un nacimiento.
Todo eso está en nuestra memoria, preparado para ser rescatado cuando lo necesitemos. Pero para eso se debe practicar

Imagináos que estáis en aquel lugar, en aquel momento en que fuísteis felices, amados, consolados. Imaginad en detalle aquel momento, con sus colores, sus tactos, sus olores y formas. Sentid en el cuerpo el amor, el placer, el consuelo... y volved allá varias veces al día para que el camino hacia el palacio sea fácil de recorrerlo y rápido.

Tenemos un palacio cuando entramos y en cada habitación hay un lugar, un recuerdo de nuestra felicidad.

Y es que la memoria nos ayuda a aprender y a sobrellevar en las situaciones adversas...


Pinturas de Margarita Sikorskaia

Entradas populares