LA CRISIS COMO RITO DE INICIACIÓN

Desayuno con la radio y escucho las noticias y las entrevistas que se dan sobre la situación actual de crisis económica. Han entrevistado a un joven diciéndole "tú que formas parte de la generación perdida..."; o se hablaba también de la generación de los 40-50 como aquel grupo de personas a las que "ya empiezan a bajarles las pilas".

Decía Cyrulnik en sus libros sobre traumas y resiliencias, que a las personas que viven un trauma se les puede golpear dos veces: una, cuando la vida les da el golpe, y la segunda, cuando la mirada del otro re-golpea al dar un significado a lo sucedido como horroroso, desesperante, vergonzante o sin remedio.

En estos momentos recuerdo lo que me contaba una amiga sobre su viaje a Tanzania, y que me contó sobre los Masai. En la sociedad Masai, los chicos, cuando cumplen 14 años son dejados tres meses en el desierto, con una lanza y un odre. Como niños, se les ha enseñado a sangrar y ordeñar a las vacas, así que durante esos meses, se alimentan de lo que encuentran, y de la mezcla de sangre y leche de las reses. Con la lanza se alimentan y defienden, sabiendo también como evitar el ataque de los leones y las víboras. En esta sociedad se enseña y educa para desarrollar los recursos necesarios para sobrevivir en una situación extrema, y para ser autónomos.

Evidentemente, no estoy pensando que dejemos a los niños en medio de los leones. Pero es muy importante saber y recordar que los humanos tenemos una capacidad de adaptarse a los peligros y desarrollar la autonomía. Esta crisis debería ser un estímulo para desarrollar nuestros recursos y para reorganizarnos de otra manera. ¿Cómo podemos pensar que millones de jóvenes son una generación perdida? ¿Cómo estamos desvalorizando la experiencia de una generación madura, con su capacidad de trabajo y esfuerzo?

Se están empezando a ver iniciativas de trabajo comunitario, de formas de supervivencia que no dependen tanto del dinero, de abaratar la vida que estábamos llevando con un consumismo enfermizo.

Es hora de enfrentar la crisis como un rito de iniciación para una evolución individual y social hacia formas más saludables de vida. Es hora de un llamamiento a nuestra creatividad, y a enfocar las estrategias de supervivencia que se basan en la cooperación y la solidaridad



Fotografías de Sebastiao Salgado

Entradas populares