EL CLUB DE LA BUENA ESTRELLA

Amy Tan
Leí "El Club de la Buena Estrella" de Amy Tan hace muchos años. Hoy he pensado que quizá leí demasiado, demasiado pronto. Lo he pensado porque hoy, en una mañana tranquila de fiesta, que me he dedicado a tareas tan femeninas como tejer y cocinar, he visto la película - que también había visto hacía años- y he notado que antes no había sido capaz de captar todo lo que cuenta (como muchos otros tantos libros y películas, seguro).
Pero hoy, muchos años después y habiendo sido madre, me ha llegado mucho más. Hoy he sido mucho más consciente de la carga generacional en la vida de muchas mujeres, incluso de aquellas a las que su madre ha intentado que tuvieran otras vidas: los fantasmas siguen viviendo con muchos de nosotros y de nuestros hijos.
Es curioso ver como, a veces, el hecho de querer cambiar el destino de las hijas provoca su continuación, sin querer y sin darse cuenta: provoca en las hijas un impulso a complacer al otro, una rebeldía llevada al extremo, olvidarse de las raíces, toda una serie de guiones de vida que impiden la auténtica individuación.
También es curioso, por paradójico, que no podemos vivir el presente sin ser consciente de nuestra herencia y sin conocer la historia de donde venimos.

Me ha hecho reflexionar sobre como este mundo está basado en el sacrificio de la vida de las mujeres. La tradición se mantiene en un mundo patriarcal gracias a la renuncia y a la amargura a veces autoimpuesta de la mitad de la humanidad.
Me pregunto qué pasaría si cada una de las personas, y en especial de las mujeres, se negara a vivir una vida dirigida por un guion social, un guion familiar o el que fuere... Quizá cualquier revolución social, verdaderamente transformadora, sólo sea posible cuando cada uno de nosotros de forma individual deje de traicionarse a sí mismo. Pero no me engaño: es difícil, porque es muy difícil para los seres sociales que somos darse cuenta que a veces sentimos deseos condicionados. Que nuestro deseo es posible que no sea nuestro Deseo, y que no corresponde más que a un mandato que asumimos como nuestro.
Queda mucho camino por recorrer...

Entradas populares