INTROVERSIÓN Y AUTOESTIMA


Ayer escuchaba que hablaban de un adolescente como de alguien introvertido y con baja autoestima. Es la imagen típica que se tiene del freaky del ordenador, o del adolescente gótico, como personas tristes, deprimidas y con una autoestima baja, igualando muchas veces el rasgo del carácter de la introversión con la baja autoestima y la depresión.
Por el contrario, el o la adolescente popular es alguien alegre y con muchas relaciones y actividades fuera de la casa: una persona extrovertida. En eso se ven los estereotipos sociales y lo que se valora en esta sociedad: la popularidad y la extroversión. Cuántas más relaciones se tengan (no importa si superficiales), cuántas más risas, más fiestas y más amistades, mejor persona se es, se valora con más éxito.

Sin embargo, la introversión-extroversión son características de una persona que no tienen que ver exactamente con la sociabilidad y la autoestima. La introversión-extroversión -según una clásica definición de Eysenck-  se refiere al grado de necesidad de estimulación externa que se necesita para sentirse en un grado óptimo de activación. El introvertido tiene un gran mundo interno, y necesita menos estimulación del exterior. El extrovertido necesita situaciones "adrenalínicas", por lo que se ve más metido en situaciones sociales y diversiones más intensas.
Así, puede haber introvertidos con alta autoestima y con baja autoestima; y lo mismo pasa con los extrovertidos.
Sin embargo, las representaciones sociales sobre lo que es una persona con éxito, hace que se valore más el rasgo extrovertido. Y eso influye en la autoestima. Si yo soy introvertida, pero se valora más a la mujer extrovertida, entonces debo ser mucho más fuerte y con una autoestima más alta que un extrovertido para sentirme bien conmigo misma. No obstante, no todos los extrovertidos tienen una buena autoestima. A veces, una persona que siempre busca la diversión y las fiestas, o tener múltiples relaciones sociales y sexuales, esconde tras ello un malestar interior y la búsqueda de la popularidad para sentirse bien consigo misma.
El malestar muestra formas diferentes según si se es introvertido o extrovertido: el malestar internalizante se muestra en forma de depresión o ansiedad, mientras que la forma externalizante de mostrar el mismo malestar es a través de conductas de riesgo, abuso de sustancias y promiscuidad. No hay valoración en cuanto al modo de mostrar el malestar, sino que se exterioriza de diferentes formas.
Para el que se deprime, las representaciones sociales actúan en su contra: además de no ser tan popular, la depresión  se considera una enfermedad mental. Probablemente pueda necesitar ayuda profesional, con lo que el prejuicio de tener que necesitarla actúe en contra del introvertido deprimido. Para el que se automedica con drogas, actividades de riesgo o sexualidad promíscua, las representaciones sociales a corto plazo le ayudan, porque es popular, liga mucho y tiene muchas relaciones sexuales y sociales y por tanto, se lo pasa muy bien.
Pero ¿y a largo plazo? A veces las cosas cambian de signo cuando pasa el tiempo. Aquel que se ha deprimido y recibe ayuda quizá aprenda a valorarse más, ser más fuerte, más resiliente y quizá aprenda también a expresar de forma creativa su mundo interno.
El extrovertido quizá se meta en relaciones superficiales y alienantes y en el abuso o incluso adicción a las drogas. Los problemas a los que luego tiene que enfrentarse quizá le des-socialicen y el resultado final sea el rechazo social, cuando antes era admirado.
El ciclo vital hace que ciertas cosas que son adaptativas en la adolescencia, no lo sean tanto en la adultez. Sin embargo, creo que vivimos en una sociedad adolescente, no madura. Se valora y enaltece todo aquello que es útil biológicamente para elegir pareja reproductiva, pero deja de valorarse lo que permite sostener a la familia y la sociedad. Sin embargo, y visto el grado de insatisfacción que eso genera en mucha gente, quizá sea hora de aprender a ser críticos con las representaciones sociales y sus valores.

Ana Cortiñas

Pinturas de Silvia Marieta

Entradas populares