ANTE EL TEMPORAL

pintura de Mike Worrall
Nos vemos envueltos en temporales de forma cíclica, cono los de primavera y otoño, cuando el calor y el frío se van.
No siempre podemos estar protegidos externamente. A veces los vientos soplan hacia nuestras costas, vientos huracanados que nos rompen los cristales de las ventanas, o nos mojan y nos empapan con sus olas enormes. Algunas de estas veces, los temporales son nuestros, por nuestra sensibilidad a los cambios en la vida y en las relaciones, así que la escapatoria es imposible
Con los años, sin embargo, podemos crear una isla interna donde refugiarnos. Puede ser la poesía, la literatura, la música, el arte...aquello que nos conecte con la esencia que permanece intacta a través de los cambios.
Algunos practican la meditación y otros convierten ciertas actividades y actos en meditaciones activas

Ana Cortiñas

Entradas populares