¿SOMOS HUMANOS O NOS HUMANIZAMOS?



Parece una pregunta absurda...
Desde luego que nacemos humanos, formamos parte de la especie. El nacimiento, legalmente nos otorga unos derechos inalienables, recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero que desgraciadamente no se cumplen, o no para todos...
He pensado sobre esto después de haber recogido en las redes sociales esta foto de un niño en la basura.
Impactante.
También yo tengo la perspectiva de una persona que como profesional trabaja en el campo de los traumas provocados por unas personas sobre otras. De los padres sobre niños, de hombres sobre mujeres, de madres sobre sus criaturas y de chicos adolescentes sobre otros adolescentes... eso inevitablemente me hace cuestionarme la "humanidad" de alguna de las cosas que veo
El ser humano tiene comportamientos depredadores, basados en necesidades de orígen biológico. Tenemos un sistema de motivación asentado en la jerarquía de la dominancia-sumisión, herencia de nuestro linaje de mamíferos sociales. Y tenemos comportamientos dependientes de las hormonas, donde el resultado puede ser el nacimiento de hijos y hijas que vienen al mundo como una consecuencia y no resultado de un deseo..
Hoy en día el debate herencia-ambiente ha dejado de tener sentido. La genética nos ha demostrado que la expresión de muchos genes depende del ambiente que estimula o no dicha expresión. Por otro lado, la etología nos habla de conductas instintivas ambientalmente estables o ambientalmente lábiles. Esto significa que algunos genes y entramados neuronales se disparan independientemente del ambiente, pero muchos otros no. Por ejemplo, las variaciones de luz y temperatura estimulan la construcción del nido en los pájaros, pero si cambia el entorno es posible que no lo construyan nunca. Algunos de los comportamientos instintivos depende del entorno para que se den
En el ser humano, el cuidado de las crías es herencia biológica. Todas las hembras mamíferas lo hacen, y también muchas otras no mamíferas como las aves. Pero como se desarrolle este cuidado dependerá del aprendizaje que hemos tenido al haber sido cuidados. En primates ya se observa que aquellos monos que fueron separados al nacer de sus madres, cuando llegan a la edad adulta no saben aparearse ni cuidar de sus crías. ¡Cuánto más en humanos que aún dependemos del aprendizaje en mucha mayor medida!
Así que abandonar a los niños es el resultado de un entorno que no favorece que las madres cuiden de sus hijos. Se quedan embarazadas por accidente, o fueron abandonadas al parir, o el entorno de pobreza es tan fuerte que es imposible su cuidado y sólo queda el sálvese quién pueda.
Todos somos responsables. Si las sociedades quisieran a los niños y las niñas, cuidarían de sus padres, dijo Bowlby. Si no luchamos por un entorno en donde sea posible el cuidado, los niños crecerán en la basura sobreviviendo como puedan. Criarán a sus hijos e hijas, que tendrán de nuevo por accidente, de igual manera, y la cadena generacional del trauma será inevitable.
Si no criamos con afecto, la empatía será imposible de desarrollar y nos veremos los humanos unos a otros como posible presa de la que beneficiarse, o depredador del que huir. Seguiremos comportándonos sin reflexionar, sin posibilidad de canalizar lo que la biología nos otorga en formas más creativas de evolución cultural.
Según la carta de la Declaración de los Derechos Humanos, todos nacemos con la dignidad inherente al ser humano.
La realidad psicológica y social, es que la dignidad se nos otorga según quién nos mira. Si no tenemos en cuenta esa realidad de nuestro desarrollo humano, no cambiaremos los entornos. No se cambian sólo por declaraciones escritas...

Entradas populares