DE SEXUALIDAD Y EROTISMO





Hay veces que los temas persiguen. Surgen en conversaciones, películas, exposiciones, artículos. Esta sincronicidad exige una reflexión, pues quizá sea un elemento a definir, a concienciar.

El erotismo está ligado a mi vida. Está ligado a la Vida en cuanto que somos seres sexuados y existe una fuerza que nos impulsa a la unión, a la creación. ¿Pero está ligado únicamente a lo sexual?
Hay estímulos que nos provocan el inicio de una excitación que, bien desarrollada y sostenida, acaba en un clímax de placer. El orgasmo es el objetivo.
¿Pero es el orgasmo un goce?

Así unido, erotismo y sexualidad, lo erótico será todo aquello que provoca la excitación y despierta el deseo sexual. Un recorrido por la historia de la sexualidad puede enseñarnos lo que para cada cultura y cada tiempo es etiquetado como deseo y erotismo, con las connotaciones propias de la época. Si la sexualidad está orientada a la procreación, lo erótico será todo aquello que excite y haga en mí surgir los deseos de un coito heterosexual. Si la sexualidad es pecaminosa, lo erótico tendrá la connotación de lo prohibido. Cualquier práctica que salga de ese mandato cultural sobre la sexualidad, deberá ser prohibida y practicada en el silencio de la alcoba y la culpa.

Surge el movimiento de la deconstrucción: no entedamos sexualidad como reproducción ni equivalente al coito heterosexual.
La ciencia procuró la primera "deconstrucción" con el invento de la píldora. Ya podemos follar sin miedo a quedarnos embarazadas. Las mujeres podemos ejercer nuestro deseo sexual como los hombres: sin miedo al embarazo ni con la "sentencia" de cadena perpetua de tener un hijo no deseado.


No entendamos la sexualidad como únicamente heterosexual. A lo largo de la historia, las relaciones homosexuales han existido más o menos abiertamente. Deconstruyamos el deseo sexual heterosexual. Nos podemos excitar y desear la unión de los cuerpos del mismo sexo.

No entendamos la sexualidad como únicamente coital. Sacher-Masoch, el marqués de Sade, nos impulsan al modo de disfrutar sexualmente de prácticas diferentes. Podemos excitarnos con fetiches, parafernalias y convertir la sexualidad en algo lúdico. Podemos permitirnos la creatividad expresiva en la sexualidad en múltiples formas. Los pastores en las montañas saben mucho de zoofilia.

No entendamos lo sexual como lo corporal genético. Podemos deconstruir nuestro cuerpo. Nací mujer y puedo morir hombre. Puedo incluso nacer mujer, para luego construirme en forma de hombre y en el camino tener un hijo antes de ser construido de nuevo totalmente como un hombre. Esas cosas suceden. La deconstrucción puede llegar a lo más biológico de la sexualidad: nuestra identidad sexual.

Y, evidentemente, podemos deconstruir nuestra identidad de género. En esta sociedad estamos en plena crisis de la feminidad y la masculinidad. En el tiempo de crisis, todo es una oportunidad. Puedo decidir el modo en que mi feminidad se desarrolla. Puedo aceptar, negar o inventar lo que la sociedad puede esperar de mi por el hecho de ser mujer, hombre, persona.

¿Pero es el erotismo sólo lo sexual?

¿Qué hay de cuando nos sentimos vivos en el goce de los sentidos sin que la respuesta sexual se desencadene necesariamente?
¿Qué es esa fuerza que me impulsa a conectarme con el otro y a lanzar mi voz al mundo?
¿Qué es esa fuerza que me impulsa a jugar con el otro en cocreaciones conjuntas, espontáneas y plenas de belleza?

Mi cuerpo es recorrido por una energía eléctrica que me hace sentir viva. Es una energía más cercana al amor, en donde lo sexual es sólo una de las expresiones. Siento que mi cuerpo es un templo a venerar y que es impulsado por la fuerza que mueve el sol y los planetas.

Y sin eso ¿qué es lo erótico?. Puedo ser el más progresista entre los progresistas sexuales. Aquel que lanza sus prácticas como bombas en las mentes "heteronormales" provocando el pornoterrorismo. Pero cuando me rodeo de fetiches, me visto o te hago vestir como la Venus de la Pieles...¿te estoy viendo? ¿te veo a tí, en concreto, en tu humanidad y tu expresión única y propia? ¿o sólo te utilizo como pantalla de mis proyecciones? Qué más da si eres un "open-minded" sexual si no sabes jugar espontáneamente con los deseos sin las fijaciones parafílicas.

Porque el erotismo es fluidez...y ninguna deconstrucción garantiza que nos veamos tal como somos y nos veneremos en nuestra corporalidad. El erotismo es estar enraizado en la creatividad constante de la vida.

Entradas populares