IMPULSO VITAL



El amor no es un sentimiento. Es la substancia propia de la creación
Christiane Singer



Todos los textos que he leído sobre la resiliencia hablan de la capacidad del ser humano para rehacerse de las adversidades, y analizan qué es lo que lo permite. Todos coinciden que la solidaridad de algún otro, junto con su mirada que nos devuelve la imagen de ser un humano digno,  es crucial para que la persona pueda seguir adelante y renazca de sus cenizas.

¿Pero qué es lo que renace? Muchas personas resilientes hablan de transformación y de que quién surge del fuego del dolor, de la pérdida y del trauma nunca es la misma persona. La personalidad antigua muere, así que no es posible ya identificarse con quién éramos. Las metáforas de la muerte y renacimiento, de transformación, de crisálida, son muy útiles en estos procesos...¿qué es lo que nos hace renacer?

Fue Freud quién dijo que todos tenemos al nacer un impulso de vida (eros) y un impulso de muerte (tanatos). Los psicólogos de hoy en día no hablan de estas pulsiones, supongo que porque la presión del cientifismo actual califica estas cosas de metafísica. Sin embargo, no hay resiliencia posible sin un impulso vital. Para mí, todos estos estudios actuales sobre la resiliencia describen cuando es posible que el impulso vital consiga evolucionar hacia una mayor complejidad psíquica. En el transfondo y sin nombrarse, el impulso vital erótico se encuentra entre bambalinas, como ese personaje ausente que nadie nombra pero todos tienen presente. 

La versión sistémica actual de eros y tanatos sería la entropía y neguentropía o morfogénesis. En determinadas condiciones, todos los sistemas u organismos tienden o bien a su destrucción (entropía) o bien se reorganizan en sistemas y organismos cada vez más complejos. Surgen nuevos niveles de complejidad que integran a los anteriores. Así se ve en la evolución de la vida: desde los organismos más simples unicelulares a los seres pensantes y con conciencia que somos los humanos. En determinadas condiciones, la vida surge y destruye otras formas...sin la desaparición de los dinosaurios, difícilmente los mamíferos hubieran podido evolucionar tanto.

La Diosa Kali... La Diosa Madre y la Diosa de la destrucción al mismo tiempo... 

Una de las mejores cosas que puede suceder en una transformación profunda de una persona es conectar con el impulso vital, con la capacidad de la vida para evolucionar. Cierto es que esto no lo podemos hacer solos. Es el amor, el afecto de otros en el pasado o en el presente lo que nos permite que ese impulso generador construya y no nos destruya, no nos haga entrópicos. La capacidad de la vida es la creatividad, pero sólo es el amor, el afecto, el que hace que esta creatividad sea de vida y no de muerte. Los psicópatas son ejemplos de creatividad de muerte...son artistas de la manipulación y la destrucción de otros. Algunos otros hicieron de sus heridas Arte, pero sólo para escindirles en una mitomanía simplificadora de su psique. Hay muchos ejemplos de artistas narcisistas que no pudieron hacer de su creatividad una pasarela afectiva al otro.

La auténtica creatividad de vida, es la que nos permite integrarnos, evolucionar como seres y generar puentes afectivos a los demás sintiéndonos más fuertes y menos cobardes. 
La resiliencia es el contacto con el impulso vital erótico

Entradas populares