GÉNESIS

A mi hijo le encanta que le cuente el día que nació, la carita que tenía, lo que hizo cuando empezó a mamar. Y si recuerdo mi infancia, también recuerdo preguntarle a mi madre como fue mi nacimiento y cómo era de bebé. Supongo que en algún momento de la infancia, nos damos cuenta de que hemos aparecido en este mundo y no sabemos cómo ni por qué. Tener un relato de nuestro origen nos da una explicación de nuestra identidad y de nuestra conciencia
Yo recuerdo que me preguntaba ¿Quién sería yo si hubiera nacido en otra familia? ¿me sentiría yo igualmente?
Debe ser una necesidad existencial saber cómo hemos aparecido. Los niños adoptados se preguntan sobre su origen. No les basta saber que fueron buscados por unos padres adoptivos que sólo soñaba n con quererles. De hecho, hay numerosos mitos de cómo los humanos surgimos o fuimos creados, así que esta necesidad es universal.
Las explicaciones sobre nuestro origen nos hacen vivir de formas diferentes. Fuimos deseados o rechazados, formamos parte de la creación de un ser de otro mundo u otra dimensión, o fuimos generados como parte de una vida mayor que nosotros. Somos seres enteros o sólo una costilla de otro...
¿Cuál es la historia de nuestro génesis? Un buen ejercicio para conocernos es escribir nuestra historia de vida... ¿Qué sensación nos da al escribirla? ¿Qué emoción o sentimiento es la principal en la historia?

Ilustración: Eve, de Tom Fleming

Entradas populares