ESTAMOS HECHOS DE DANZAS

Observar a un padre o a una madre con su bebé no es como observar cualquier conversación superficial. Al contrario, se observa lo más importante para un ser humano.
Aún sin palabras, se ve el discurso que fundamenta el psiquismo humano, un discurso que más se parece a una danza que a una novela, como dice Daniel Stern.
El padre saca la lengua y el bebé le imita en una comunicación que llena de goce y placer a los dos. Uno sonríe y el otro también y uno espera a que el otro acabe para empezar de nuevo como en un vals que se da un paso y luego el otro en sincronía.
No siempre los bailarines siguen los pasos, y hay quién aprende rápido en el error, pero hay quién pisa al otro una y otra vez.
Quizá esto puede parecer una tontería de niños, algo sin importancia pero...¿a que todos conocemos a amigos o parejas con las que es muy difícil hablar?
La comunicación humana es mucho más musical en sus fundamentos que gramatical, así que cuando algunos psicoanalistas dicen que el inconsciente se estructura como un lenguaje, se equivocan. Nuestra psique se estructura en las interacciones de danza con los demás

Ana Cortiñas

Entradas populares