ABRAZOS

Amantes, de Nicoletta Tomás
Si hay algo que nos hace sentir en comunión con otra persona es un gran abrazo. Nos da consuelo, nos hace sentir queridos, en contacto con alguien que nos quiere y que queremos; hasta nos hace cerrar los ojos y sentir un cálido sentimiento que nos llena el pecho. Un abrazo es un refugio, un gozo, la ternura encarnada, la fusión deseada con el amor y la vida.
Pero no todos los abrazos son iguales. Tienen intensidades y cualidades, no todos son lo mismo...
Quizá dependa de a quién abracemos y nos abrace. Con un niño hay ternura, con un amante hay gozo, con una madre hay consuelo, con un amigo hay unión.
En el abrazo puede haber amor y erotismo, amor y deseo o sólo deseo. Pero también puede haber rapiña y depredación, engaño y, lo peor, engaño a uno mismo/a.

Patricia Crittenden (psicóloga experta en apego y abusos sexuales) hace un listado de todos los comportamientos propios del apego y de la sexualidad. Todos los contactos físicos coinciden en los comportamientos asociados con las dos motivaciones, excepto el tocamiento en los genitales. Así que cuando las hormonas nos hacen adultos, puede haber confusión...
Por eso hay padres que confunden, mezclan y abusan, pero también podemos confundirlo nosotros y
Abrazo, de Pablo Picasso
buscar en parejas sexuales lo que en realidad es un deseo de consuelo, unión y amor. En muchos casos, como en los amantes enamorados, se une todo y eso es el gozo. Pero en otras ocasiones tenemos un sucedáneo de amor en una pareja sexual y finalmente, eso nos da una sensación de vacío al acabar el encuentro

Nada hay que decir en la búsqueda de amantes, salvo que no nos engañemos a nosotros mismos...

Ana Cortiñas

Entradas populares