DÍA MUNDIAL DE LA SALUD MENTAL


Hoy es el Día Mundial de la Salud Mental
Creo que es bueno recordar, y los psicólogos y psicólogas tenemos responsabilidad en ello, que la salud mental no es un hecho individual aunque lo sufra un individuo.
Las familias, comunidades y sociedades posibilitan el que un nuevo ser que viene al mundo tenga las condiciones para desarrollarse psicológicamente de forma saludable o no. Aún cuando algunos problemas tengan una base genética, los estudios ya han demostrado que los genes se expresan según el entorno.
En los problemas de comportamiento, regulación emocional y afectivos, la primera infancia es fundamental.
Pero no olvidemos que los padres deben tener una sociedad que les cuide.
La sociedad que impone una presión excesiva a los individuos, que no permite que las familias cuiden, porque lo importante es la productividad, el logro, la ganancia, está abocada a sufrir cada vez más problemas de salud mental.

Es importante tener esto en cuenta, porque los enfermos de salud mental tienen que sufrir, encima, el estigma de ser un "enfermo mental", algo muy diferente a tener que enfrentar otro tipo de enfermedad. El hecho es que ese prejuicio hace que algunas personas sufran también mucho más por no pedir ayuda. No es lo mismo decir "tengo hora con el endocrino", que decir "tengo hora con el psiquiatra" o "tengo mi cita de terapia". Por ese prejuicio, algunas personas siguen consintiendo padecer una ansiedad excesiva, un ánimo apático y triste, abusar de medicamentos, drogas o alcohol, o creer que son "débiles"

Llama la atención también, como en el currículo educativo el cuerpo humano se tiene en cuenta, y los niños y niñas estudian el sistema digestivo , circulatorio, etc., pero no estudian el sistema psicosocial y afectivo. Se hacen pequeños intentos de "educación emocional" o "habilidades de autocontrol", pero tampoco se estudia como los niños y las niñas deben tener un desarrollo socioafectivo normal y de qué forma se consigue. ¿Cuántas situaciones traumáticas para los niños y niñas podrían evitarse si las maestras y maestros preguntaran e hicieran reflexionar a los niños qué pasa cuándo están tristes o enfadados o si les amenazan en casa con el abandono, o con castigos excesivos; o por el contrario, no tienen contacto afectivo?

Queda mucho, mucho por trabajar para que la salud mental sea una prioridad y nos demos cuenta de que un desarrollo socioafectivo adecuado es el primer paso para evitar violencia y sufrimiento. No se puede generar una sociedad en paz sin individuos satisfechos con sus vidas.

Entradas populares