PROVOCACIONES

Hace unas semanas se dio una noticia en la radio que pasó sin pena ni gloria. Nadie comentó nada...
Se trataba de la noticia del juicio en Palma del asesino de una mujer que había sido su pareja. Otra de las muchas noticias sobre violencia de género...

- A Mohamed le provocó su mujer -decía su abogada defensora- Ella le dijo que tenía una nueva pareja, y conociendo a Mohamed, ella sabía que era una provocación...

No sé si fueron las palabras exactas que dijo la abogada defensora del agresor, pero ese era su espíritu...

En las discusiones de pareja se dan muchas provocaciones. Las parejas que se suponen quererse, no siempre saben discutir con amor. Se dicen cosas hirientes, feas, que provocan alejamiento en vez de acercamiento...pero ¿tanto como para que una mujer sea la responsable de su propia muerte?

Este tipo de alegaciones de defensa o de atenuaciones del delito, como la del juez famoso que dijo que como que la chica violada llevaba minifalda iba provocando, no solo son indignantes para las mujeres, ya que hacen culpables a las víctimas. También son indignantes para los hombres.
Si es la mujer la que provoca ¿el hombre no tiene capacidad de autocontrol? ¿su neocórtex frontal no le funciona? ¿no tiene la capacidad de elegir la respuesta que va a dar frente a una situación de la vida?
Este tipo de argumentos dañan al género humano y son absurdos. Una persona puede acabar diciendo que ha robado un coche porque son los Ferrari que provocan, o la exposición de joyas en un escaparate provocan la codicia de los ladrones. O llegar a la conclusión igualmente válida según este tipo de argumentación de que las mujeres superamos a los hombres en autocontrol (la mayor parte de muerte de mujeres es en manos de hombres. La mayor parte de muertes de hombres es debida a otros hombres)

Estas provocaciones que causan agresiones también provocan dudas sobre las lecturas sistémicas de las relaciones. Está claro que una comunicación es reacción a otra, y esta otra causa otra reacción por si misma. Hay bucles de causa-efecto-causa. Pero ¿todas las causas y sus efectos están al mismo nivel? Eso sólo sería así si la psique individual no existiera. Si las personas no fueran diferentes en nivel madurativo, desarrollo moral y comportamiento ético; si no hubiera que decidir en algunos casos si se ha sobrepasado el límite de lo penal. De ahí que veamos que hay padres que se ponen en un nivel de niños al educar a sus hijos (con el consiguiente daño psicológico para sus hijos) o que hay personas que reaccionan con violencia y agresión a "provocaciones" que otros resolverían en forma de negociación o con la decisión de la ruptura, pero sin hacer daño.

Creo que ya es hora de que ni hombres ni mujeres aceptemos determinados argumentos...

Ana Cortiñas


Entradas populares