CONTRASTES

Me he despertado con el canto de los pájaros y un olor a lluvia en el aire, esa lluvia invisible y vaporosa que sólo se huele pero que igualmente refresca.
Los días lluviosos de verano me encantan. Me cansa tanto sol, aunque me guste el mar y la playa. Hay una saturación de luz y calor que se hacen insoportables cuando no se está de vacaciones y debes meterte en un despacho con aire acondicionado para poderlo soportar. El trabajo va contra natura. O es que el deseo siempre va contra lo que se tiene
Desde el momento que la vida es una pulsación, sí o no, todo o nada, una satisfacción constante provoca el aburrimiento. Nuestro sistema nervioso está preparado para percibir contrastes y habituarse frente a la repetición. Esa es la razón no moral por la que el hedonismo no proporciona la felicidad.
Muchos psicólogos y sociólogos hablan de esto también en las relaciones. A veces parece que satisfacer el apego y tener una pareja segura a lo largo del tiempo provoca la saturación, y el deseo anhela lo nuevo... Nuestro drama es necesitar el apego y el deseo para vivir una vida plena.
Un libro sugerente me espera: "la inteligencia erótica" de Esther Perel... a ver qué cuenta.

Ana Cortiñas

Entradas populares