INFANCIA Y CONSUMISMO


Diversos estudios elaborados en el transcurso de los últimos quince años muestran una relación consistentemente estrecha entre los cuidados parentales y el hecho de que los niños crezcan obsesionados con el éxito material. Si el progenitor se muestra cariñoso, afectuoso, sensible y capacitado para proporcionar todos los cuidados al niño y equilibrar sus necesidades de seguridad y expresión individual, probablemente el niño desarrollará relaciones basadas en la confianza y tendrá la suficiente seguridad para desarrollar su propio sentido de la personalidad. Si por el contrario el progenitor principal encargado de los cuidados del niño se muestra frío en el terreno afectivo, lo castiga, no responde y se muestra ansioso, es mucho más probable que el niño establezca una conexión emocional segura y la confianza en sí mismo para crear una identidad fuerte e independiente. Estos niños muestran invariablemente una mayor tendencia a fijarse en el éxito material, la fama y la imagen como sustitutos a la hora de obtener reconocimiento, aceptación y un sentido de la pertenencia. Ni que decir tiene que la publicidad global y las fuerzas del markéting explotan estas inseguridades emocionales con la promesa de que una mayor riqueza, más posesiones y un mejor estatus y posición social comprarán el cariño, la calidez y la aceptación que tanto buscamos.

LA CIVILIZACIÓN EMPÁTICA de Jeremy Rifkin

Hoy el texto es un extracto del libro de Jeremy Rifkin. Este libro explica muy bien  la interrelación entre civilización y comportamiento individual y la necesidad de cuidar  las relaciones en la primera infancia para posibilitar una civilización empática...
En el libro se dan las referencias de los autores de los estudios que menciona. Para los interesados, consultar el libro.

No pararé nunca de resaltar la importancia del afecto en la infancia para poder generar una nueva sociedad

Ana Cortiñas

Entradas populares