MIRAR ATRÁS PARA CAMINAR HACIA DELANTE





Parece un contrasentido, una paradoja.
Pero Penélope jamás dejaría de mirar lo ya tejido para proseguir con el diseño de la tela, ¿verdad?
Las tramas iniciales determinan las posteriores. Se puede empezar bien y seguir fatal.
O empezar mal y proseguir bien, cuando uno se da cuenta de lo que está mal construido.
Nuestro psiquismo se forja en el seno de las primeras relaciones. Claro que nacemos con un temperamento, pero éste no determina nuestro carácter, sino que nuestra personalidad depende de lo que nuestros padres hicieron con nosotros en función de sus propios temperamentos y experiencias. Y con eso que iniciamos, nos vamos al colegio, hacemos amigos, nos enamoramos y nos suceden cosas...
Estas microinteracciones cotidianas, como cada hilo que pasa entre los otros hilos formando la trama, son la base de las relaciones posteriores. Se graban en nuestra memoria no verbal y no consciente para convertirse en los pilares que sujetan y cargan e interpretan nuestras experiencias.
Pero podemos fijarnos con qué patrones nos construyeron para mejorar, evolucionar. Para no repetir tropezar y caer con la misma piedra.
Me doy cuenta de como me formé, para poder ser el arquitecto-constructor, el tejedor de mi futuro.

Ana Cortiñas

Entradas populares