La isla de Penélope



La experiencia humana común es vivir como si fuéramos habitantes únicos de una isla.
A veces el mar es tranquilo y la comunicación entre islas es sencilla y agradable. Un maravilloso paseo por el mar soleado que nos permite llegar a la otra orilla, a otra isla de otro habitante único que nos invita.
Otras veces, la tormenta nos aisla y separa, haciéndonos sentir en el vacío de la soledad oscura.
Estamos condenados a una Odisea larga, plena de aventuras, Cíclopes y Poseidones

La isla de Penélope no es así.
Penélope nos muestra como nuestra naturaleza se forma día a día en un entramado de relaciones, que vamos creando y gestando cada vez que inspiramos y expiramos
En nuestra isla, hay muchos habitantes.
O bien somos una isla enorme, con archipiélagos, mares y lagunas en nuestro interior.
La Odisea, entonces, es un viaje interior.

La isla de Penélope te invita a conocer este mundo único que eres. Este tejido entramado que se diseña y plasma en la experiencia individual.

La isla de Penélope es un espacio para salir de la soledad oscura y aprender a  identificarte como una red de relaciones.
Porque no estamos solos

Ana Cortiñas

Entradas populares