TIOVIVO

La mente juega malas pasadas cuando se produce un hecho irreversible. Repite y repite la acción de forma autotorturante como una película que se proyecta en el espacio interno entre los ojos, para que lamentes a cada momento lo que hiciste o no hiciste, lo que hubiera podido ser diferente si hubieras hecho tal gesto, si hubieras podido poner la atención en ese momento, si hubieras entrado por la puerta cinco minutos después.
Los acontecimientos dan vueltas en la cabeza como un tiovivo de música machacona y repetitiva, para conseguir que la próxima vez puedas hacer ese acto de triunfo que te libre de sufrir la pérdida, que evite el fracaso, que impida el dolor

Entradas populares