LA TRAGEDIA DEL SER HUMANO

Me parece que la gran tragedia del ser humano es que la mayor parte de las heridas que llevamos están hechas por otras personas.
Nacemos tan dependientes de la mirada que nos devuelven los padres sobre nosotros para generar nuestra identidad que, de aún siendo adultos, la opinión de los otros nos hiere con fuerza. Sin embargo, la persona que nos mira no siempre tiene una mirada limpia. Muchas veces ven en nosotros proyecciones de su propia cosecha.
Volverse fuerte a las opini...ones parciales y subjetivas de los que nos miran nos obliga a endurecernos frente a los otros, nos tenemos que defender a través de la desconfianza y la duda de la pureza y honestidad del otro, y envolvernos de una coraza antirreflejante, para que sus juicios, comentarios, insinuaciones nos reboten.
En el camino de la adquisición de la fuerza, perdemos la inocencia. A veces, la vida nos convierte en funambulistas, teniendo que conservar el equilibrio entre una actitud amorosaante la vida y la des-ilusión sobre la amabilidad esperada de los demás

Ana Cortiñas

Entradas populares