SUEÑO CON UN RETORNO DE LILITH AL PSICOANÁLISIS


En estos tiempos de sadomaso patriarcal disfrazado de liberación sexual, es bueno recordar la historia de Lilith, la mujer que prefirió exiliarse del Paraíso, si quedarse le iba a suponer someterse. Pero esta vez no vuelvo a repetir su historia (que ya escribí en otra entrada) sino que lo dejo para la poeta Joumana Haddad.

Sin embargo, que vuelva a hablar de ella es por el estreno de las famosas 50 sombras de Grey, junto con un artículo que leí de una psicoanalista lacaniana sobre cómo aman los hombres. La película y la psicoanalista me han hecho volver a  pensar el daño que la expulsión de Lilith y su conversión en un demonio ha hecho a nuestra salud psicológica.
El Psicoanálisis tradicional está fundamentado en la creencia de que sólo Adán fue hecho a imagen y semejanza de Dios, mientras que la mujer es sólo una costilla. La mujer es un no-hombre, un ser incompleto.  Axiomas como la envidia del pene de Freud, la frases-ladrillo de Lacan como que en el inconsciente sólo existe el falo, o que la mujer es para el hombre un síntoma, son hijos de Adán y Eva-La Costilla de Adán. Leer artículos de psicólogas que sostienen que todos los hombres temen a la mujer porque amar les feminiza (o sea, les da miedo que les castren porque en el inconsciente solo existe el falo y el amor es femenino) es, como poco, dañino. Las mujeres fundamentamos nuestra identidad en una falta, y los hombres en un miedo a ser castrados. Las 50 sombras de Grey solventa este problema: la mujer redime por su amor a un hombre al que le deja ser dominante.

Pero yo no creo que las mujeres seamos costillas de Adán, ni que los hombres no les fundamente la misma necesidad de amor y conexión que tenemos las mujeres. Así que me imagino el daño que puede haber hecho las interpretaciones de psicoanalistas a numerosos hombres y mujeres. A las mujeres asertivas y no sumisas, porque les habrán hecho sentir castradoras; y a los hombres sensibles y que saben cuidar, les habrán hechos sentir castrados.

Supongo que los lacanianos que no me leen me tirarían piedras. Pero yo sólo sueño con el retorno de Lilith...




Joumana Haddad



El retorno de Lilith *
Las bestias monteses se encontrarán con los gatos
cervales, y el peludo gritará a su compañero:
Lilith también tendrá allí asiento, y hallará para sí
reposo.
Isaías 34:14

Yo soy Lilith, la diosa de dos noches que vuelve de su exilio.
Yo soy Lilith, la diosa de dos noches que vuelve de su exilio.
Soy Lilith, la mujer destino. Ningún macho escapa a mi suerte y ningún macho quisiera escapar.
Soy las dos lunas Lilith. La negra no está completa sino por la blanca, ya que mi pureza es la chispa del desenfreno y mi abstinencia, el inicio de lo posible. Soy la mujer-paraíso que cayó del paraíso, y soy la caída-paraíso.
Soy la virgen, rostro invisible de la desvergüenza, la madre-amante y la mujer-hombre. La noche, pues soy el día; la costa derecha, pues soy la izquierda; y el Sur, pues soy el Norte.
Soy la mujer festín y los convidados al festín. Me llaman la hechicera alada de la noche, la diosa de la tentación y del deseo. Me han nombrado patrona del placer gratuito y de la masturbación y liberada de la condición de madre para que sea el destino inmortal.
Soy Lilith, la de los blancos senos. Irresistible es mi encanto, pues mis cabellos son negros y largos y de miel son mis ojos. La leyenda cuenta que fui creada de la tierra para ser la primera mujer de Adán, pero no me sometí.
Soy Lilith que retorna del calabozo del olvido blanco, leona del señor y diosa de dos noches. Yo reúno aquello que no puede ser reunido en mi copa y lo bebo ya que soy la sacerdotisa y el templo. Agoto toda embriaguez para que no se piense que me puedo saciar. Me hago el amor y me reproduzco para crear un pueblo de mi linaje, ya que mato a mis amantes para dar paso a los que aún no me han conocido.
Soy Lilith, la mujer selva. No supe de espera deseable, pero sí de leones y de especies puras de monstruos. Fecundo todos mis flancos para fabricar el cuento. Reúno las voces en mis entrañas para que se complete el número de esclavos. Devoro mi cuerpo para que no se me diga famélica y bebo mi agua para nunca sufrir de sed. Mis trenzas son largas para el invierno y mis maletas no tienen cubierta. Nada me satisface ni me sacia y aquí estoy de regreso para ser la reina de los extraviados en el mundo.
Soy la guardiana del pozo y el reencuentro de los opuestos. Los besos sobre mi cuerpo son las heridas de aquellos que trataron. Desde la flauta de los muslos asciende mi canto, y desde mi canto la maldición se expande en agua sobre la tierra.
Soy Lilith, la leona seductora. La mano de cada sirviente, la ventana de cada virgen. El ángel de la caída y de la conciencia del sueño ligero. Hija de Dalila, de María Magdalena y de las siete hadas. No hay antídoto contra mi maldición. Por mi lujuria se elevan las montañas y se abren los ríos. Regreso para penetrar con mis flujos el velo del pudor y para limpiar las heridas de la falta con el aroma del desenfreno.
Desde la flauta de los muslos asciende mi canto
y por mi lujuria se abren los ríos.
¿Cómo podría no haber mareas
cada vez que entre mis labios verticales brilla una sonrisa?
Porque soy la primera y la última
La cortesana virgen
El codiciado temor
La adorada repudiada
Y la velada desnuda,
Porque soy la maldición de lo que antecede,
El pecado desapareció de los desiertos cuando abandoné a Adán.
Él se equivocó por completo, hizo añicos su perfección.
Lo hice descender a tierra, y para él alumbré la flor de la higuera.
Soy Lilith, el secreto de los dedos que insisten. Perforo el sendero, divulgo los sueños, destruyo ciudades de hombres con mi diluvio. No reúno dos de cada especie para mi arca. Más bien los transformo a todos para que el sexo se purifique de toda pureza.
Yo, versículo de la manzana, los libros me han escrito aunque ustedes no me hayan leído. El placer desenfrenado, la esposa rebelde, la realización de la lujuria que conduce a la ruina total. En la locura se entreabre mi vestimenta. Los que me escuchan merecen la muerte y los que no me escuchan morirán de despecho.
No soy remisa ni la yegua dócil,
soy el estremecimiento de la primera tentación.
No soy remisa ni la yegua dócil,
Soy el desvanecimiento del último pesar.
Yo, Lilith, el ángel desvergonzado. La primera yegua de Adán y la corruptora de Satán. El imaginario del sexo reprimido y su más alto grito. Tímida, pues soy la ninfa del volcán; celosa, pues la dulce obsesión del vicio. El primer paraíso no me pudo soportar. Y me arrojaron de él para que siembre la discordia sobre la tierra, para que dirija en los lechos los asuntos de los que a mí se someten.
Soy Lilith, el destino de los conocedores y la diosa de dos noches. La unión del sueño y de la vigilia. Yo, la poeta feto, perdiéndome gané mi vida. Regreso de mi exilio para ser la esposa de los siete días y las cenizas de mañana.
Yo la leona seductora regreso para cubrir de vergüenza a las sumisas y reinar sobre la tierra. Regreso para sanar la costilla de Adán y liberar a cada hombre de su Eva.
Yo soy Lilith
Y vuelvo de mi exilio
Para heredar la muerte de la madre que he criado.

* Según muchas leyendas, Lilith es la primera mujer, antes de Eva, formada del polvo de la tierra como Adán. Era independiente, fuerte, libre, y no quiso obedecer ciegamente al hombre. Por fin se rebeló, escapó del paraíso y se negó a volver. Entonces Dios la trasformó en demonio, y después creó la segunda mujer, Eva, de la costilla de Adán para garantizar su obediencia.
...............................Traducción de Alberto Valdivia y Renato Sandoval

Entradas populares