AGRESIÓN SUTIL

Finger by Joyce Polance
No siempre he tenido la facilidad para expresar aquello que me disgusta a la persona que me provoca el dolor. No siempre es observable y evidente, claramente descriptible, identificable. Algunas personas te envuelven en una atmósfera opresi...va, en un aire amargo y caliente, que te aplasta y te absorbe el hálito de vida, y te dejan un sabor amargo y áspero en la boca, y eso es todo lo que notas. Ni siquiera puedes decir que estás enfadada o triste. Sólo aplastada, asqueada, amargada.
A veces es un ligero desprecio tan ligero que los demás no lo ven y no lo testifican, otras es un sentido del humor que esconde una daga, un golpe bajo; otras un comentario condescendiente que oculta una supuesta superioridad moral. No es fácil identificarlo, no es fácil decirlo, no es fácil defenderse.
Quizá sea verdad que nacemos con una pulsión de muerte, un gen egoísta o una disposición al cainismo, porque no solo existe la agresión para protegerse a uno mismo: hay gente sutilmente envidiosa, ladina y taimadamente agresiva.
A veces somos todo menos luz

Ana Cortiñas


Entradas populares