ARROBAMIENTO

Una amiga colgó esta imagen en mi  muro. Es una pintura de Santa Ana y su hija, María, de Leonardo.

No entiendo de arte, pero enseguida llama la atención la expresión de sus rostros y la relación entre ellos. En la expresión se puede observar la comunicación, la conexión emocional y el estado de conciencia compartido.

La mirada amorosa de Santa Ana muestra un estado de arrobamiento frente a lo que ocupa la mente y el corazón de su hija. Y ella sabe que su madre la mira así... Daniel Stern le llama conciencia intersubjetiva a este estado de conexión emocional sentido.

Este dibujo me hizo recordar la necesidad de tener todos esta mirada al inicio de nuestra vida. No son necesarias palabras, pero sí esta conexión emocional, esta conciencia compartida para el nacimiento de nuestro Self. Es el tipo de mirada, de conciencia que nos otorga verdaderamente la existencia, que nos confirma.

Debería ser nuestro derecho de nacimiento; nacer de una madre, conectada con la Gran Madre, que nos reconoce la dignidad y la felicidad de existir.

Por desgracia esto no es así. No todos somos participados en la vida de esta manera, y entonces un hueco, un vacío ocupa este lugar.

Sin embargo, hay otro momento en donde aparece de nuevo este tipo de mirada: es el arrobamiento del amor. Perseguimos el enamoramiento para conseguir este arrobamiento que nos confirme. De ahí la tragedia del corazón roto cuando no nos corresponden. Es una nueva desconfirmación de nuestra existencia.

¿Cuántas parejas están formadas por esta razón?



Entradas populares