LA EROTIZACIÓN DE LAS NIÑAS

La erotización adulta de las niñas es perversa por muchos motivos. El primero y más evidente, porque les roban la infancia. Las niñas no pueden ser niñas, sino que son mujeres pequeñitas que tienen que aprender a seducir a los hombres, y rivalizar con las otras mujeres por los hombres.
El segundo motivo es que las hacen esclavas de los condicionamientos patriarcales a una edad en la que otras niñas pueden generar recursos para que en la adolescencia y adultez puedan cuestionar dichos condicionamientos. Ellas no desarrollan los recursos de la asertividad y la libertad de criterios, por tanto se someten en una etapa del ciclo vital en la que se graba a fuego todos estos cánones de comportamiento y belleza y no pueden rebelarse
El tercer motivo perverso es que esta erotización adultiforme responde al narcisismo de sus padres y madres. A través de ellas los padres compiten y se erotizan ellos mismos, utilizando a la hija para su propia satisfacción egoica. Una criatura que es un objeto narcisista para un padre o una madre está obligado a ser como quiere su progenitor/a, no puede ser ella misma. Que complacer a los padres sea ser un objeto sexual está rayano ya a la parentalidad pederasta...

Ana Cortiñas

Entradas populares