VISIÓN INTEGRAL

De un maestro zen (Thich Nhat Hanh) aprendí que debo procurar mirar los fenómenos siendo consciente que que todo son hechos integrados de otros elementos. Hay que verlos de forma integral, sistémica, completa, y no con una visión simple de todo o nada o de opuestos.

Para ser lo que es, nada es lo que parece...

Eso ocurre también con todo lo negativo o destructivo

Entrar de lleno en el dolor, en la rabia y la violencia y ver lo que realmente son estas emociones, nos regala el Árbol de la Vida. No hubiéramos llegado a ser lo que somos como humanos, sin estas estrategias de supervivencia y comunicación.
Cierto es que la violencia es destructiva y que el dolor nos puede victimizar si no lo superamos, pero la rabia y el dolor existen porque debemos saber y comunicar al otro lo que necesitamos.

¿Y qué necesitamos?

Necesitamos amor, respeto y comunicación emocional, conexión.

En la rabia y el dolor están implicados el amor y el afecto, tanto como en el amor está implícito el dolor y la rabia por la pérdida.

Teniendo esta visión integral, cabe preguntarse ¿por cuáles circunstancias debemos luchar, para que florezca el amor y no la violencia?

Entradas populares