LAS RELACIONES TERAPÉUTICAS



Nuestra identidad se forja en las relaciones tempranas donde el otro nos da nuestro "yo". Todo se produce en un tiempo -entre el nacimiento y los dos años- en donde la palabra aún no existe. Nuestra forma de ser forma parte de las interacciones con los demás que se guardan en nuestra memoria presimbólica y preverbal. Nosotros aprendemos a decir "yo" mucho más tarde que ese "yo con otro" se ha representado en nuestra memoria de un modo no verbal, por eso difícilmente nuestros recuerdos autobiográficos son anteriores a los 4- 5 años.
¿Alguien se acuerda de como aprendimos a manejar la cuchara o a caminar? Y sin embargo, eso forma parte de nuestra memoria como un procedimiento de como se hacen las cosas. El hecho es que en el Alzheimer esta memoria desaparece y tenemos que alimentar a los enfermos de demencia como si fueran un bebé. También desaparece la identidad...¿dónde está la madre que yo tuve? Hace tiempo que desapareció engullida por la demencia que borra su memoria.

Por eso son tan importantes las relaciones tempranas, porque con ese modo de hacer las cosas con nosotros en las relaciones, nos identificamos, nos identifican en el mundo.

Cuando eso funciona bien, y los padres celebran nuestra existencia y nos hacen sentir merecedores de amor, con esa memoria nos lanzamos al mundo. Entonces es fácil decir NO a quien abusa de nosotros o nos maltrata.

Pero eso no ocurre así siempre. Muchos hemos crecido con una representación de nosotros que implica ser queridos "sólo si", o que somos, directamente,  rechazables.

¿Cómo podemos cambiar eso entonces?

La carencia o problema que se inició en una relación, sólo puede ser sanado en otra relación.

Las relaciones de amor y amistad son tan importantes por eso. Un/a maestro/a en nuestra infancia, sensible a que ciertos comportamientos en los niños se deben a una carencia (o hiperprotección) afectiva, pueden ayudarnos a hacernos sentir diferentes.
Un amigo, una amiga...puede comprendernos y ayudarnos a ver que lo que pensamos de nosotros no corresponde a lo que nos hicieron creer
Una pareja...el vínculo de un amor seguro y confiable nos transforma.


Sin embargo, a veces la representación que tenemos de nosotros está tan grabada en la memoria, que actúa como un tatuaje emocional que es difícil borrar. Entonces nos comportamos una y otra vez eligiendo aquello que nos resulta familiar, porque es donde nos sentimos "nosotros" aunque eso nos de de nuevo el dolor que tanto conocemos...la traición de los amigos, las parejas que no funcionan, los maltratos que nos merecemos...
¿por qué las mujeres se enganchan en parejas violentas? ¿por qué los hombres agreden a las mujeres que aman?

Cuando ciertas pautas se hacen una constante en nuestra vida, cuando nuestra falta de autoestima nos impide sentirnos valorados por los demás, cuando no entendemos porqué no tenemos lo que deseamos, un nuevo tipo de relación nos resulta imprescindible: una relación terapéutica.


La psicoterapia entonces, cumple la función de posibilitarnos esos cambios en la forma de vernos a nosotros mismos y a los demás, de tal modo que nuestra vida pueda ser aquello que deseamos para nosotros y que nos permita poder satisfacer nuestras necesidades afectivas y de conexión emocional que todos deseamos.

Entradas populares