¿PENSAMIENTO? POLÍTICO

Normalmente se entiende la ideología política como una forma de pensamiento y una opinión. Como opiniones y pensamientos, se ponen todas al mismo nivel, como si todas tuvieran que tener el mismo respeto.
Sin embargo, la ideología no es exclusivamente "pensamiento". Tras las actitudes políticas, existe la capacidad o no de tomar decisiones basadas en el análisis, la empatía, el desarrollo moral adulto o, por el contrario, basadas en el miedo y el odio y en un nivel de desarrollo moral infantil.
Como que tengo amistades americanas en mi facebook, he podido seguir artículos en los que se analizan las posturas de Donald Trump. Que salga o no elegido el próximo martes, va a depender -dicen- de las posturas del hombre blanco norteamericano respecto a las mujeres y la emigración. ¿Considerarán que las mujeres y los no americanos somos seres humanos de plenos derechos y dignidad?
El problema es que el odio y el miedo, que son emociones que nos pueden abrumar, para ser alejados de nuestra conciencia, se convierten en ideologías razonadas: los extranjeros vienen a quitarnos el trabajo, las mujeres quitan el trabajo a los hombres o, si señalamos y denunciamos la violencia sufrida somos feministas perversas y feminazis que alimentamos el odio a los hombres.
El desarrollo moral infantil divide el mundo en buenos y malos sobre la base del miedo. No se habla de la bondad o maldad de los actos basándose en si los políticos buscan acciones éticas y que busquen el bien común, sino si me quitan el miedo que ellos mismos han provocado para conservar sus propios privilegios.
Ana Cortiñas

Entradas populares